Posted by: marcelodagostino | April 20, 2014

Con 47 años, ya debería tendría 6 diferentes nombres y apellidos

A lo largo de mi carrera profesional he pasado por 6 diferentes trabajos y  siempre me incomodó un poco tener que utilizar un nuevo email cada vez que cambiaba.

Hoy mas que nunca, estoy convencido de que el email de una persona debe ser único y para toda su vida, como lo es su nombre o numero de pasaporte. El email ya ha pasado a ser un patrimonio personal y de los mas valiosos que un profesional puede tener en esta Sociedad de la Información hyper conectada, mismo que reclamemos todo el tiempo de “la cantidad de emails que recibimos” o de lo difícil que se hace administrarlos.

Imaginemos por un instante si cada vez que cambiamos de trabajo, la empresa nos cambiase el nombre y apellido y a medida que vamos avanzando profesionalmente, habrá personas que nos van conociendo con “diferentes nombres” y formas de comunicarse con nosotros. Seria algo impensable, y jamás seria aceptado por la sociedad, sin embargo, es lo que pasó con el email, sigue pasando y seguirá pasando si no se hace un cambio radical, conceptual y tecnológico. Y la solución no es simplemente tener una cuenta de gmail, Hotmail o de cualquier proveedor masivo.

Y si bien aun existen millones de personas que no poseen este beneficio o posibilidad, tarde o temprano, algunos antes que otros, Internet y el email van a llegar a los lugares mas distantes e inimaginables del planeta. Siempre me gusta decir que si hoy hay una sola cosa en el mundo que podemos afirmar que siempre ira mejorando en las sociedades, es que tarde o temprano, existirá acceso a internet libre para todos los habitantes del planeta.

Esto es muy fácil decirlo pero seria altamente complejo y costoso lograrlo, sin embargo, cuanto mas nos demoremos, mas complejo y alto será el costo del cambio y como dicen los chinos, si una tarea va a tomar 3.000 años, mejor comencémosla cuanto antes.

¿Cual es mi propuesta? Es muy simple, que además del nombre cuando nacemos, se nos asigne una dirección de email por el Registro Nacional de las Personas, con la identificación del país junto al “top level domain” nacional. Por ejemplo, yo seria Marcelo.Jose.Dagostino@argentina.ar Y ahí además ya tenemos una identificación de valor agregado que es nuestra nacionalidad, comunicada por la propia dirección de email.

A partir de ello podríamos obtener tanto valor agregado como quisiéramos, aprovechando de esto que hoy es la única variable (el email) que, gracias a la configuración de todos los routers y DNS’s de Internet, no puede repetirse y por tanto, seria el tan pensado y tan buscado “identificador mundial único no repetible”, que podría utilizarse, entre muchísimas otras cosas, para codificar los registros médicos electrónicos, padrones de votación, registros criminales, visas, etc etc etc.

Se imaginan entrar a un hospital, registrarse en un curso o llegar a la oficina de migraciones de un país y simplemente dar la dirección de email?

Comentarios mas que bienvenidos.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: