Posted by: marcelodagostino | April 29, 2012

Alerta: “Opinologos y arrogantes sueltos y muy armados de información”

Este post es corto ya que el título es el mensaje (parafraseando a MacLuchan “El medio es el mensaje”).

Quiero empezar con un pensamiento personal positivo. Para mi, que vivo en medio de las TICs y la web desde que comenzó, no existe nutriente intelectual, placer y aprendizaje mas eterno, práctico y reconfortante, que el resultante de una buena conversación con una persona profunda, de mirada serena, sabia, honesta, directa y llena de conocimiento real, como lo que viví en el día de ayer.

Ahora bien, como la situación anterior es la excepción y no la regla, es que decidí abrir una reflexión sobre “lo contrario”. No es ninguna novedad que vivimos en un mundo sobrecargado de información de todo tipo y formato, buena, mala, regular, incierta, conocida, desconocida, conocida a medias, en textos largos, cortos y medianos, imágenes, fotos, videos y audios, y tampoco es novedad la existencia de “opinologos: personas de rápida palabra, constante interrupción en conversaciones y que, en general, nutridos apenas de lecturas rápidas y superficiales” (fue la definición que se me ocurrió en este momento, mate de por medio).

Albert Einstein

Pues bien queridos y queridas lectoras, es el momento de abrir las orejas como nunca antes. Si queremos querer y proteger este maravilloso concepto de “Sociedad de la Información”, un mundo sin fronteras tecnológicas, cognitivas e informacionales (para algunos hoy, pero en camino a…), debemos dejar todos nuestros egos de lado, escuchando mas que nunca a las personas que saben, o que sabemos que hablan con evidencia y profundidad intelectual y no por haber leído la contratapa de un libro o una nota rápida de “revista de avión”, o porque les llego en una cadena de emails. Es importante también saber abrirnos a las ideas, sin importarnos de quien viene, grande, chico, joven, culto, inculto, etc. Recuerden y reflexionen siempre sobre las palabras de un grande, Albert Einstein, que dijo “La mente que se abre a una idea, jamás volverá a ser del tamaño original”.

Menciono esto porque un síntoma muy común de los “opinologos” es la arrogancia y la “falta de necesidad” de escuchar a las personas, y esto mis amigos, lo único que produce es un camino hacia la desinformación, hacia el conformismo ante una falsa intelectualidad y hacia un aislamiento social desinformado, o lo que es peor, rodeado de una mediocridad que alimenta nuestro propio ego.

Se que no estoy diciendo nada nuevo con esto, pero lo escribo porque muchas cosas que damos por sabidas, cuando las leemos nos producen unos minutos de reflexión adicional. Y también porque me gusta escribir J.

Cualquier comentario es muy bienvenido.


Responses

  1. Buenísimo texto… Gracias por compartir este pensamiento. Yo siempre he pensado lo mismo. Abrazos.

    Like

    • Gracias Vivian !! Que alegria verte por aqui. Y…. cuidado con los opinologos que en mi pais tambien les decimos “zanateros” jajajaja. Solo brincadera eh !!! Bjssss

      Like

  2. zanateros? Bueno, Socrates diria que son personas que están al nível del “dóxa”.

    Like


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: